madagascar-190514.jpg

Uno de los principales problemas que tiene no sólo Madagascar, sino todo el continente africano, con respecto a las plantaciones que realizan, se encuentran concretamente enfocado en las plagas que los atacan casi de modo constante. Por eso, a fin de terminar con las invasiones, la última e interesante novedad que plantean las autoridades nacionales tiene que ver directamente con utilizar un sistema de lluvia de veneno.

El procedimiento, que tendría varios puntos en común con los que se utilizan en otras partes del mundo, permitiría que sobre todo los saltamontes, pero también las demás especies de insectos que afectan a estas zonas rurales del país, sean eliminados en menor cantidad de tiempo, para evitar tener que desperdiciar los millones de toneladas que se encuentran cultivados ya.

De acuerdo a lo informado por el propio Tsitohaina Andriamaroahina, jefe de una misión de la ONU para poner fin a una plaga de animales también como langostas, el denominado sistema de “lluvia” de veneno es el que parece estar más cerca de poder poner fin a todos los inconvenientes con las plantaciones locales, un procedimiento que fue utilizado en otras naciones africanas vecinas en los últimos tiempos y que ha dado buenos resultados.

Para que nos demos una idea de hasta dónde las langostas y saltamontes se han afincado en el territorio de Madagascar, tenemos que pensar en las dos terceras partes de la nación, lo que corresponde a una superficie semejante a la que tiene Alemania, infestada de insectos y demás. Una situación que, esperemos, se solucione cuanto antes a través de esta medida tan desesperada como aparentemente efectiva.

Vía: NST
Imagen: ABC